unsam 25 años
unsam 25 años
OFERTA ACADÉMICA
Diplomatura Estudios Avanzados en Psicoanálisis
Certificado obtenido: Diploma Estudios Avanzados en Psicoanálisis
Duración: 2 Cuatrimestres (120hs reloj)
Modalidad: Presencial

A la pregunta qué es un psicoanálisis, Lacan respondió: “lo que hace un psicoanalista”. Como tal, el psicoanálisis existe solamente a partir del acto que produce su agente. Freud inventó al psicoanalista, y tal vez sea la más importante de sus creaciones. Inventando al psicoanalista, Freud marca, introduce un antes y un después en la historia del saber. Antes de Freud había índices de la existencia del inconsciente. La psiquiatría de los siglos XIX y XX puso en evidencia, por ejemplo, la etiología sexual de muchos síntomas. Kraepelin ordenó el mundo de la psicosis y Freud no lo desconocía. El método hipnótico, del cual Freud se nutrió en sus primeras aproximaciones al síntoma histérico, mostraba ya una cierta división del sujeto. Los historiadores del psicoanálisis pusieron en evidencia ciertas líneas que antecedían a la teoría psicoanalítica. Hay una sola cosa que no tiene historia, es la noción de psicoanalista como necesaria a la constitución del psicoanálisis. Freud llevó su ideal al extremo de hacer del psicoanalista el garante de la interpretación psicoanalítica. Al mismo tiempo, forjó una idea del saber, de su transmisión y de la formación del psicoanalista. Una formación y un saber ex-cátedra, es decir, fuera de los discursos establecidos en lo que concierne a la transmisión del saber. Un circuito sin reglas, aunque marcado por una exigencia del análisis personal, dado que consideraba que es el análisis el que forma al psicoanalista. A tal punto es así, que Lacan inventó el procedimiento del “pase” para que el analista pueda explicar el pasaje de analizante a analista. Dicha orientación de principio es una parte de la formación del analista. Freud lo pensaba culto, tenía una cierta idea de un sujeto empapado por los grandes discursos. Le proponía completar su formación con el estudio de la antropología, las teorías del arte, la Historia, entre otras. Jacques Lacan abundó en esta idea e imaginó al psicoanalista del siglo XX como alguien inclinado a saber, a conocer, a manejar las leyes de la lingüística, los principios de la lógica, los fundamentos de la matemática. En resumen, ambos pensaron al psicoanalista como lo que podría llamarse “un intelectual” marcado por el saber que extrae de su inconsciente y que se completa por los grandes saberes constituidos.

Freud pensó que el psicoanálisis debía entrar en la Universidad, que tenía la capacidad de existir al interior de la misma, e hizo lo necesario para que esto fuese posible. Dio los fundamentos, diciendo además que todas las disciplinas pueden aprender algo del psicoanálisis. Lacan aceptó esta idea y fundó en la Universidad francesa un espacio propicio para la trasmisión del psicoanálisis.

Dicha herencia nos impone exigencias y al mismo tiempo una redefinición del psicoanalista en el siglo XXI.

La formación del psicoanalista en el siglo XXI no puede ser la misma, ya que ésta padece de las modificaciones que el discurso de la época impone a todos los saberes. El problema es mantener el equilibrio entre los fundamentos de la formación y las innovaciones necesarias para que el psicoanálisis mantenga el sesgo que su creador y sus más profundos continuadores han introducido, sin olvidar el discurso de la época. De esta manera, el psicoanálisis podrá conservar el lugar que de derecho le corresponde en el concierto de los discursos existentes.
Por ser el último reducto donde la libertad del decir está asegurada, el psicoanálisis se verá siempre amenazado. Es por ello que consideramos una obligación defenderlo y asegurar su lugar. Proponer una formación especializada forma parte de dicha orientación.

 
Sede de cursada:

Paraná 145 III CABA y Fundación Descartes Billinghurst 901
 
Objetivos

  • Brindar una formación especializada a partir de los conceptos teóricos y metodológicos establecidos por el psicoanálisis desde su creación.
  • Poner a disposición los textos fundamentales propios a la teoría psicoanalítica y ensayarnos en su interpretación a los efectos de no reducir el psicoanálisis a una práctica psicoterapéutica.
  • Poner de relieve, a partir de la experiencia clínica, los hitos y los efectos de la interpretación que, más allá de sus efectos terapéuticos, ligan al sujeto a los efectos de la palabra en la constitución del sujeto en tanto "único".
  • Propiciar el desarrollo de la orientación psicoanalítica en todos los espacios en los cuales una persona que padece de un síntoma quiera tratar el mismo por la palabra. Conocer y explorar los textos actuales que ponen en evidencia las orientaciones del psicoanálisis del Campo freudiano.
  • Promover la investigación de los nuevos síntomas.
  • Alertar sobre las consecuencias de la exclusión del psicoanálisis en los tratamientos de ciertos síntomas o enfermedades psíquicas graves.
Destinatarios

Este Diploma está dirigido a egresados de carreras universitarias de grado o de nivel superior no universitario de cuatro años de duración como mínimo.
Psicólogos, médicos, sociólogos, educadores, etc.
Diseño y organización curricular

La carrera tiene un extensión horaria total de 120 (ciento veinte) hs. reloj y se compone de cuatro espacios curriculares que brindan una reflexión y herramientas de análisis en los principales problemas teóricos y prácticos del psicoanálisis.

Distribución horaria y cronograma
Asignaturas
  • Textos fundamentales de psicoanálisis (30 hs.)
  • Presentación de casos, estudio y crítica (30 hs.)
  • Encuentros con Germán García (30 hs.)
  • Psicoanálisis, Filosofía y Subjetividad (30 hs.)
Contenidos mínimos de las asignaturas

Textos fundamentales de psicoanálisis
Durante el primer año, se tratará de una lectura orientada de la obra de Sigmund Freud. El segundo año se centrará en la obra de Jacques Lacan. Se insistirá en la tensión entre las grandes orientaciones de Freud y de Lacan y las producciones actuales dentro del Campo freudiano.
Presentación de casos, estudio y crítica
Hay una bibliografía analítica existente de casos clínicos que serán estudiados atentamente, poniendo de relieve los campos epistémicos que cada caso ha abierto, tanto en la constitución del psicoanálisis como en la apertura hacia nuevas problemáticas ligadas a la constitución de un saber nuevo producto del encuentro de un paciente con un psicoanalista.
El psicoanálisis aplicado y su orientación en el dispositivo sanitario
El psicoanálisis ha salido del consultorio del psicoanalista. En Argentina, particularmente, es el discurso dominante en la vasta red de instituciones sociales y sanitarias. Sin embargo, no se puede decir que se practica al interior de dichos dispositivos una cura psicoanalítica, en el sentido estricto del término. Se trata, en general, de lo que se ha llamado el “psicoanálisis aplicado”. Dicha práctica, particularmente establecida, debe ser sometida a una crítica constante a los fines de diferenciarla de toda reducción del discurso psicoanalítico a una práctica psicoterapéutica.
Conexiones psicoanalíticas
Hay temas en el psicoanálisis que pueden confrontarse a    otros discursos. La singularidad, la memoria, el orden causal, el determinismo y el indeterminismo, el ser y el sujeto, entre otros, son puntos que atraviesan otras disciplinas, como la Historia, la filosofía, la antropología, la lógica, la matemática. Especialistas en dichos dominios, serán invitados a participar en nuestra tarea, bajo la forma de debates “orientados”.

Autoridades

Director: Francisco Hugo Freda- Coordinador Académico: Facundo Chamorro La conducción del Diploma está a cargo de un Directory de un Coordinador Académico con el apoyo de un Comité Académico conformado por especialistas de la UNSAM y de otras casas de estudio.
Plantel docente

Damasia Amadeo de Freda- María Romé- Marcelo Curros- Diego Singer-Facundo Chamorro- Germán García
Condiciones de admisión

Para ingresar los aspirantes deberán cumplimentar los siguientes requisitos: Poseer un título terciario o de grado universitario o bien de nivel superior no universitario de al menos cuatro años de duración.
Las solicitudes de postulantes que se encuentren en las condiciones previstas por el artículo 39 bis de la ley 24.521 de Educación Superior, podrán ser admitidas de conformidad con el cumplimiento de la reglamentación vigente al respecto en la UNSAM, Resolución CS N° 146/08. Todo postulante tendrá una entrevista con un responsable del cuerpo docente del Centro de Estudios Psicoanalíticos, previa a toda admisión definitiva.
Metodologia de evaluación

Las modalidades de evaluación en cada unidad curricular se determinarán en función de aquello que, a juicio del profesor de la asignatura, y en acuerdo con la dirección de la carrera, mejor se adapte a los contenidos de los respectivos programas. Estas evaluaciones deberán ser aprobadas con una calificación mínima de 6 (seis) puntos sobre 10 (diez). Asimismo, para la evaluación de trabajos prácticos el docente adoptará el sistema de “Aprobado” y “No Aprobado” (Art. 73 del Reglamento General de Alumnos de la UNSAM).
Para aprobar cada unidad curricular y mantener la regularidad se requiere además cumplir con el 75% de asistencia a clases.

Para la aprobación del Diploma de Estudios Avanzados en Psicoanálisis deberá cumplirse el siguiente requisito:
  • Haber aprobado la totalidad de las unidades curriculares.
  • Presentación de un ensayo que dé cuenta del recorrido efectuado con un tema a tratar propuesto por el alumno. Dicho ensayo podrá presentarse con un mínimo de 6 (seis) meses y un máximo de 1 (un) año una vez concluida la cursada.
Aranceles

Matricula Anual $500 y 8 (Ocho) cuotas de $500
Dedicación horaria

Lunes de 17 a 20Hs y Viernes de 18 a 19.30 hs (quincenal)
Fecha de inicio

11 de Abril de 2016
Fecha de fin

21 de Noviembre de 2016

 

Diplomatura Estudios Avanzados en Psicoanálisis

Certificado obtenido:

Diploma Estudios Avanzados en Psicoanálisis

Duración:

2 Cuatrimestres (120hs reloj)

Modalidad:

Presencial

Sede de cursada:


Paraná 145 III CABA y Fundación Descartes Billinghurst 901

A la pregunta qué es un psicoanálisis, Lacan respondió: “lo que hace un psicoanalista”. Como tal, el psicoanálisis existe solamente a partir del acto que produce su agente. Freud inventó al psicoanalista, y tal vez sea la más importante de sus creaciones. Inventando al psicoanalista, Freud marca, introduce un antes y un después en la historia del saber. Antes de Freud había índices de la existencia del inconsciente. La psiquiatría de los siglos XIX y XX puso en evidencia, por ejemplo, la etiología sexual de muchos síntomas. Kraepelin ordenó el mundo de la psicosis y Freud no lo desconocía. El método hipnótico, del cual Freud se nutrió en sus primeras aproximaciones al síntoma histérico, mostraba ya una cierta división del sujeto. Los historiadores del psicoanálisis pusieron en evidencia ciertas líneas que antecedían a la teoría psicoanalítica. Hay una sola cosa que no tiene historia, es la noción de psicoanalista como necesaria a la constitución del psicoanálisis. Freud llevó su ideal al extremo de hacer del psicoanalista el garante de la interpretación psicoanalítica. Al mismo tiempo, forjó una idea del saber, de su transmisión y de la formación del psicoanalista. Una formación y un saber ex-cátedra, es decir, fuera de los discursos establecidos en lo que concierne a la transmisión del saber. Un circuito sin reglas, aunque marcado por una exigencia del análisis personal, dado que consideraba que es el análisis el que forma al psicoanalista. A tal punto es así, que Lacan inventó el procedimiento del “pase” para que el analista pueda explicar el pasaje de analizante a analista. Dicha orientación de principio es una parte de la formación del analista. Freud lo pensaba culto, tenía una cierta idea de un sujeto empapado por los grandes discursos. Le proponía completar su formación con el estudio de la antropología, las teorías del arte, la Historia, entre otras. Jacques Lacan abundó en esta idea e imaginó al psicoanalista del siglo XX como alguien inclinado a saber, a conocer, a manejar las leyes de la lingüística, los principios de la lógica, los fundamentos de la matemática. En resumen, ambos pensaron al psicoanalista como lo que podría llamarse “un intelectual” marcado por el saber que extrae de su inconsciente y que se completa por los grandes saberes constituidos.

Freud pensó que el psicoanálisis debía entrar en la Universidad, que tenía la capacidad de existir al interior de la misma, e hizo lo necesario para que esto fuese posible. Dio los fundamentos, diciendo además que todas las disciplinas pueden aprender algo del psicoanálisis. Lacan aceptó esta idea y fundó en la Universidad francesa un espacio propicio para la trasmisión del psicoanálisis.

Dicha herencia nos impone exigencias y al mismo tiempo una redefinición del psicoanalista en el siglo XXI.

La formación del psicoanalista en el siglo XXI no puede ser la misma, ya que ésta padece de las modificaciones que el discurso de la época impone a todos los saberes. El problema es mantener el equilibrio entre los fundamentos de la formación y las innovaciones necesarias para que el psicoanálisis mantenga el sesgo que su creador y sus más profundos continuadores han introducido, sin olvidar el discurso de la época. De esta manera, el psicoanálisis podrá conservar el lugar que de derecho le corresponde en el concierto de los discursos existentes.
Por ser el último reducto donde la libertad del decir está asegurada, el psicoanálisis se verá siempre amenazado. Es por ello que consideramos una obligación defenderlo y asegurar su lugar. Proponer una formación especializada forma parte de dicha orientación.